En BAMBÚ nos dedicamos a la educación, gestión emocional y adiestramiento canino.

 

Surge desde la pasión por estos animales con el objetivo fundamental de mejorar su calidad de vida a través de una innovadora visión de lo que es la educación y el adiestramiento canino.

Los clientes de BAMBÚ son todas aquellas personas que aman a sus perros y comprenden la responsabilidad que conlleva tenerlos en sus vidas, educándolos adecuadamente, potenciando su desarrollo como individuos y ayudándolos a superar sus problemas. Esto implica compromiso, y de esta forma trabajamos juntos con un fin común: perros más equilibrados y por tanto, más felices.

VISIÓN

BAMBÚ es uno de los emprendimientos pioneros en Uruguay en utilizar el método Cognitivo-Emocional en la educación y entrenamiento canino. Esto significa un método de trabajo actualizado de acuerdo a los últimos descubrimientos de la ciencia del comportamiento canino, lo que trae implícito un conocimiento mayor respecto a cómo piensa y siente el perro y por ende un trato más ético al comprenderlo mejor, comunicarnos más eficientemente y respetar su naturaleza. 

En BAMBÚ abogamos por permanecer a la vanguardia en los métodos de educación y entrenamiento de perros, manteniendo una capacitación actualizada en línea a los avances científicos y contribuyendo desde nuestro trabajo a cambiar la visión acerca de la manera en que se percibe a los perros y se interactúa con ellos.

 

El estudio del comportamiento canino es una ciencia y como tal, avanza. En BAMBÚ avanzamos junto con ella y por ende en el conocimiento de estos increíbles animales traducido en nuevas metodologías de trabajo. Esto, ni más ni menos, es lo que nos diferencia.

 

¿POR QUÉ "BAMBÚ"?

Llamé a mi primer perro "Bambú" inspirada en esa maravillosa planta, el bambú japonés, que demanda el trabajo, compromiso, perseverancia y gran paciencia del agricultor, ya que si bien parece no crecer durante los primeros siete años de vida en realidad lo que hace es generar un complejo sistema de raíces que serán la base fundamental para sostener el enérgico crecimiento posterior. 

Y como una profecía Bambú se convertiría no solo en un gran amor de mi vida sino en mi primer maestro. Para mejorar mi relación con él, aprender a entenderlo y comunicarme correctamente, tuve que tener compromiso, perseverancia, paciencia y amor.

 

En su honor es entonces el nombre de este emprendimiento, conteniendo dentro del mismo dichos conceptos, ya que estos son justamente los necesarios para poder tener una relación realmente íntegra con nuestros perros:  compromiso, perseverancia, paciencia y amor. 

(Carolina Andrade, fundadora de BAMBÚ)

Perro en el agua

PRINCIPIOS ÉTICOS

En el adiestramiento tradicional se observa una visión simplista de lo que es un perro, traduciéndose en técnicas simplistas de entrenamiento, sin ni siquiera considerarse en los procesos de educación y modificación de conductas diversas variables que influyen en su conducta, provocando serios daños a nivel emocional y/o cognitivo.

 

Se ha reducido al perro a un animal que genera conducta, y su educación y entrenamiento se han basado en la utilización de aversivos y apetitivos según interesara desincentivar o incentivar una determinada conducta. Pero resulta que el perro es mucho más que eso. 

 

Hablamos de un animal que posee necesidades físicas, sociales, emocionales y cognitivas.

 

En BAMBÚ consideramos imprescindible tener presente cada una de estas necesidades al momento de realizar cualquier tipo de trabajo con un perro. El no tenerlas, o no tener alguna de ellas, es una falta ética como profesional del comportamiento ya que no es tomar en consideración al individuo en su totalidad, y bien pudiendo provocar una mejoría en algún aspecto de su vida es probable provocar daño en otro/s. Por ello utilizamos el método Cognitivo-Emocional, por considerarlo el enfoque de entrenamiento canino más avanzado en la actualidad teniendo como espina dorsal el trabajo en estas cuatro dimensiones.

 

En BAMBÚ trabajamos siempre con el fin de potenciar las capacidades del perro como individuo. No nos enfocamos en los resultados solamente, sino principalmente en el proceso y en que el mismo arroje un resultado positivo en el estado emocional del perro. Y eso es de lo que debe tratarse la educación y entrenamiento de un individuo: potenciar su desarrollo. 

Un método de educación basado en respetar las emociones del perro, en potenciar sus capacidades como individuo, en enriquecer el vínculo con su familia y entorno, y en lograr una compresión real entre especies: es un método de educación sólido, ético y amoroso.

Y así trabajamos en BAMBÚ.