Cuándo comenzar a educar a tu perro


Es común que un alto porcentaje de personas recurran a un Adiestrador aproximadamente entre los seis meses y el año y medio de su perro. Y generalmente cuando lo contactan es porque la situación está por salirse de control, o ya ha sucedido.


También resulta común escuchar el mito popular de "al perro se le puede comenzar a educar recién a partir de los seis meses", lo cual explica el párrafo anterior.

Hasta el momento no he escuchado un argumento racional que me explicara el motivo de que a un perro no se lo puede educar antes de esa edad. Y será justamente porque no lo hay. De hecho, perderse de enseñarle en la primera etapa de su vida es un error.


Las etapas de desarrollo del cachorro son clasificadas de la siguiente manera:


1. Período neonatal

2. Período de transición

3. Período de socialización

4. Período juvenil



Período neonatal


Abarca desde el nacimiento hasta la segunda semana de vida, momento en que el cachorro abre sus ojos. Es totalmente dependiente de su madre. Este período comprende el sueño y los comportamientos alimentario y excretor.



Período de transición


Tiene lugar entre la segunda y la tercera semana de vida. El cachorro comienza a jugar con su madre y hermanos, lo cual le comenzará a dar las primeras pautas de comportamiento social. Comienza a haber un poco más de movilidad, y junto con ella comienza muy de a poco la etapa de exploración.



Período de socialización


Período que va desde la tercera semana hasta los tres meses. Se produce el destete de manera gradual. Mejora la percepción visual, auditiva y el movimiento. El cachorro comienza a comportarse con más independencia. Aprende las reglas de comportamiento social producto de la interacción con su madre y hermanos (por ello es fundamental no separarlos hasta sus dos meses). A las siete semanas se considera que el sistema nervioso del cachorro ha llegado a la madurez. A partir de ese momento el cachorro tiene capacidad plena para aprender.


Esta es la etapa conocida como “imprinting”. En esta etapa el perro descubre nociones fundamentales: control de sí mismo, jerarquización, comunicación. Es una etapa MUY importante, crucial, en la cual el perro efectúa un aprendizaje que será: rápido, fácil y definitivo, que le permitirá integrarse plenamente al medio en el que le toque vivir. Es en este período cuando se lo debe socializar con otros perros, otros animales de diferente especie, con personas, y habituarlo al ambiente (*). La falta de socialización y habituación en esta etapa desembocará en problemas de comportamiento futuros, inclusive podría derivar en desequilibrios importantes de conducta como ser agresión, inseguridad, miedos , fobias, entre otros.


A partir de los tres meses y medio aproximadamente, el cachorro es más propenso a experimentar el miedo y esto es importante tenerlo en cuenta a la hora de cuidar el método de educación. Un castigo mal aplicado puede perjudicar un normal desarrollo del comportamiento (cosa que lamentablemente se ve con mucha frecuencia).



Período juvenil


Desde los tres meses y medio hasta el año de edad aproximadamente. En el comienzo de esta etapa el cachorro comienza a utilizar muchísimo su boca (no puede utilizar sus manos como los niños humanos) para explorar el mundo. Se torna mucho más juguetón y activo.


Concluyendo, para construir los cimientos fundamentales para que nuestro perro se convierta en un ser equilibrado y por tanto pleno:


- Nunca se lo debe separar de su madre y hermanos antes de sus dos meses.

- Entre sus dos y tres meses debemos realizar una correcta socialización y habituación (independientemente de que luego de culminado su período de imprinting se deba continuar con este trabajo). Esta etapa es vital para el futuro comportamiento del perro.

- Desde el momento que el cachorro llega a tu hogar -a sus dos meses- es momento de comenzar con su educación.


Seguir estas pautas en sus primeros meses de vida será fundamental para evitar problemas de conducta futuros, brindarle una vida plena, y tener una convivencia armoniosa y disfrutable con nuestro perro.



(*) Para más información sobre la socialización y habituación del cachorro, recomiendo leer el artículo “Socializar y habituar a tu cachorro”.