Socializar y habituar a tu perro


¿Qué significa "socializar y habituar a tu cachorro"?


La socialización es el proceso mediante el cual tu perro aprende cómo comunicarse con sus pares, otros animales y también con los humanos.


La habituación por su parte, es el proceso mediante el cual introduces a tu cachorro al mundo, presentándole gradualmente la mayor cantidad de estímulos posibles que formarán parte de su entorno (grupos de personas, ruidos, ascensores, escaleras, autos, tormentas, etc.) de manera de que los acepte naturalmente, fortaleciendo su seguridad. Son dos procesos diferentes que si bien pueden realizarse en conjunto y deben comenzar a realizarse en el mismo momento de su vida, implican conceptos diferentes.



¿Por qué es importante socializar y habituar a tu cachorro?


- Porque fortalece la seguridad y autoconfianza de tu perro, previniendo a futuro problemas de conducta provenientes del deseo de evitar o bloquear situaciones que le suponen un conflicto.


- Porque potencia la capacidad resolutiva de tu perro dotándolo de un variado número de estrategias y respuestas conductuales que podrá utilizar para resolver diferentes situaciones nuevas que se le presentarán a lo largo de su vida.

¿En qué etapa de la vida de tu perro debes comenzar a socializarlo y habituarlo?

Diversos estudios científicos demuestran que separar al cachorro de su camada (madre y hermanos) antes de las ocho semanas de vida lo perjudica considerablemente. Es en esta etapa que su madre y hermanos ejercen una importante influencia, enseñándole cómo reaccionar ante diferentes situaciones, desarrollando habilidades sociales y de comunicación imprescindibles. Es ahí donde el cachorro forma las bases de su carácter y temperamento. También a nivel de salud se los perjudica. Estudios demuestran que tanto la mortalidad como la susceptibilidad a enfermedades es mayor en cachorros con un período de contacto menor con su madre. También hay estudios que revelan que la separación temprana no favorece la socialización con humanos.


Una vez que el cachorro llega a tu hogar eres el responsable de guiarlo en su socialización y habituación. Konrad Lorenz describió el fenómeno de "impronta" por primera vez en la década de 1930, siendo el período de vida del perro que va desde las tres semanas hasta las doce semanas. Este período es considerado el más complejo e importante a lo largo del desarrollo del cachorro. Condice con el desarrollo de todos los sentidos del perro. La impronta se obtiene de dejar al perro ver, oír, tocar y oler. Luego de este período de mayor sensibilidad y receptividad en el cachorro, pasados los 4 meses deja de estar tan receptivo ante los diferentes estímulos. Esto no significa que pasada esta etapa no puedas socializar a tu perro pero el proceso no será el mismo, se tornará más complejo.

¿Por qué debo socializarlo con otros perros?

Si tu cachorro ha tenido una correcta impronta ya sabe lo que es un perro, pero esto no significa que sepa comportarse con los demás perros. Es importante que el perro tenga experiencias con pares ajenos a los de su manada (con los que convive). Las jornadas de socialización con cachorros son una muy útil herramienta que permite socializarlo en un ambiente controlado por profesionales, en un entorno seguro, evitando que tenga malas experiencias que puedan generar desequilibrios de conducta en un futuro. Estas jornadas de socialización también son adecuadas para que el perro comience a socializar con otros humanos que no sean los de su manada. También existen grupos de personas que se encuentran a diario en parques con estos mismos fines.

¿Cuáles son las consecuencias de una mala socialización y habituación?

El no tener una impronta adecuada desencadena diversos problemas de conducta a futuro, como ser: ansiedad, agresión, inseguridad, comportamientos compulsivos, entre otros.



En otras palabras, el no realizar un proceso adecuado durante la etapa crítica de socialización del cachorro significa que pasada la misma es altamente probable que se deba realizar, más que un proceso de socialización y habituación, un proceso de modificación de conducta.

(Imágen extraída de la web)