GESTIÓN EMOCIONAL

Aparecen problemas de conducta cuando la gestión que hace el perro de sus emociones no es buena. Esto puede ser consecuencia de diversos factores, e incluso puede estar siendo potenciado por otros tantos. 

 

Agresión, ansiedad, inseguridad, fobias, estrés, son algunos ejemplos de los problemas de conducta por los que con mayor frecuencia las personas se contactan con Bambú.

 

Comprender correctamente las causas resulta de importancia para plantear un trabajo eficiente, y las técnicas utilizadas en el proceso siempre deben priorizar el bienestar del perro.

 

Algo importante a recalcar es que si detectas indicios de un problema de conducta en tu perro, o aún más si ya es evidente, no retrases el trabajo ya que, cuando de este tipo de problemas se trata, el tiempo que transcurra realizando la conducta influenciará en el pronóstico del trabajo.

En BAMBÚ trabajamos de manera integral, contemplando la salud emocional del perro como un todo con el objetivo de que además de resolver un problema puntual, al final del proceso su estado emocional tenga un balance positivo.

 

El objetivo es siempre potenciar el desarrollo del perro como individuo emocional e inteligente que es, lo cual se traducirá en perros y familias más felices.